Main menu

Natalia y Daniel, en el Club de Tiro de Somontes

El monte del Pardo es un paraje ideal para disfrutar de la naturaleza. Con corzos y jabalíes y una vegetación muy variada para "locos de la fotografía amateur". Cuando Natalia nos llamó para contratar nuestro servicio de oficiante nos encantó la idea y allí nos fuimos. El lugar de la ceremonia era el Club de Tiro de Somontes, con una zona de ceremonias preciosa y unos jardines llenos de todo tipo de flores. Un lugar recogido para una celebración muy familiar.

Preparamos con algunos invitados las intervenciones que se iban a hacer en la ceremonia. Hermanos y amigos de la niñez de los dos, porque son amigos desde siempre, y se notaba esa complicidad de miradas en los novios.  Os reproducimos un trocito de lectura que nos pareció ideal y muy emotiva:" Qué podría decir un día como hoy, el día en que se casa mi mejor amigo, mi compañero, mi hermano. Todo se queda pequeño, no hay palabras suficientes.Siempre hemos estado juntos, desde muy pequeños. No  podría imaginar cómo habría sido mi vida si no hubiésemos coincidido en nuestros caminos.

Yo creo que era parte incondicional del destino. Tantos recuerdos, tantos momentos e historias vividas. Me viene a la cabeza ahora cuando tu padre nos llevaba a jugar  al fútbol al parque  y no puedo evitar pensar lo orgulloso que estaría de tí  si estuviese  aquí, ahora, viendo  la gran persona en la que te has convertido y la preciosa familia que has creado".

Fue una ceremonia sencilla pero llena de muchos momentos emocionantes.  El lugar, espectacular.