Main menu

Tiempo para la ternura: con Verna y Cloy

Para nosotros es muy importante que nuestros novios se sientan a gusto desde el comienzo de nuestro trabajo con ellos. Cuando hay feeling en la primera entrevista te das cuenta que todo lo que salga de ahí puede ser especial, muy especial. Conocimos a Vernardette y Cloy casi al inicio de nuestro periplo en este mundo y fuimos elaborando poco a poco una estructura de decoración, tanto para la iglesia como para el lugar de celebración con mucha colaboración por parte de los novios.

Fue un reto! Al principio nos habíamos decantado por una decoración de temática rústica y acabamos con temática viajera, otoñal y con un toque rústico , para complacer al novio, porque la boda anterior a la que habían asistido los novios era rústica! Y no se trata de repetir! Nosotros encantados, los retos nos chiflan. Y a tres semanas de la boda nos pusimos a cambiar la temática.

La ceremonia fue en la ermita de San Antonio de la FLorida, una capillita ideal por la tradición que conlleva. Decoramos el altar y los bancos con arpillera, paniculata y rosas blancas, que también pusimos en la imagen de la Virgen. En la entrada pusimos un lavabo de forja con los saquitos de arroz y unas bolas de boj con hojas secas.  Y una alfombra roja con pétalos para recibir a la novia.

 

La celebración de la cena fue en el hotel  Meliá Puerta de América. Allí decoramos los centros de mesa con rodajas de madera, libros y globos, coches, aviones, sidecar... y flores, para dar el toque viajero. Los meseros, con nombres de ciudades,  eran de madera y tela con encaje y un soporte de forja.

En la entrada, junto con toda la decoración, pusimos un cartel en Tagalo, dando la bienvenida a los invitados que vinieron desde FiIipinas.En el photocall pusimos fotos de los novios en sus diferentes viajes y con su bebé. Jugamos con la decoración viajera y otoñal, poniendo unas calabacitas y frutos de otoño.Les regalamos sus iniciales en musgo y con luces, que colocamos en un rincón de la zona de baile, donde pusimos unas cortinas de luces y guirnaldas y farolillos.

Una boda ideal, muy romántica y dulce! Felicidades a Verna y Cloy, y mil gracias por contar con nosotros!