Main menu

En el Mercado de las Flores de Vogue

El lenguaje de las flores... La cantidad de mensajes que podemos dar con ellas! De amor, de felicidad, de duelo, de petición de perdón, de... porque sí!  Me apasiona verlas, sus colores, sus olores, sus combinaciones, su tacto, ...

Ya sabéis , quienes me conocéis, que no puede haber un evento que conozca, en el que no me escape de lo que esté haciendo y me vaya cámara en ristre a fotografiar! No sy fotógrafa pero las cosas bellas me gusta mantenerlas en mi memoria, y como tampoco tengo mucha capacidad, las fotografío. Aunque no les haga digno honor y no salgan tan bellas como relamente son. Pero necesito mantener ese recuerdo, así que hago fotos. Y me fuí al mercado de las flores de Vogue, y aluciné con ese paseo! Los puestos, los montajes decorativos que habían colocado, la gente paseando sin prisa por calles que normalmente son bulicio total y carreras y trajín diario de trnaseuntes... Y alí estaban ellas, decorando el asfalto, asomando en su jarrones y macetas, curioseando a los que paseaban! Me acordé del poema de Rosalía de Castro:

 Dicen que no hablan las plantas, ni las fuentes, ni los pájaros,
ni el onda con sus rumores, ni con su brillo los astros,
lo dicen, pero no es cierto, pues siempre cuando yo paso,
de mí murmuran y exclaman:
Ahí va la loca soñando...
Con la eterna primavera de la vida y de los campos,
y ya bien pronto, bien pronto, tendrá los cabellos canos,
y ve temblando, aterida, que cubre la escarcha el prado.
Hay canas en mi cabeza, hay en los prados escarcha,
mas yo prosigo soñando, pobre, incurable sonámbula,
con la eterna primavera de la vida que se apaga
y la perenne frescura de los campos y las almas,
aunque los unos se agostan y aunque las otras se abrasan.
Astros y fuentes y flores, no murmuréis de mis sueños,
sin ellos, ¿cómo admiraros ni cómo vivir sin ellos?

Allí me encontré con conocidadas de instagram y otras redes sociales. A veces hay que escaparse a eentos así para poner cara a la gente. me gustaconocer quién está detrás.

 Y conocí a Ginkgo Biloba, La sastrería de las flores, Aflore Mío. Naranjas de la China..

 Los puestos estaban llenos de hortensias de mil colores, rosas de jardín, peonías, lisanthus, margaritas, gerberas, amaranto que tanto me gusta, buganvilla, crasas, paniculata... 

Conocí también a Aquilea, Freesía, Arbolande, Elena Suárez and Co, ... y muchos más puestos que me olvido, pero todos espectaculares. Me encantó el evento y poder pasear despacito por el empedrado de Jorge Juan, y ver tanta naturaleza junta y tan bonita. Os recomiendo que vayáis porque es precioso. Ojalá se hiciera más frecunetemente. Love, Vogue! Gracias por este espectáculo de color...